"Nosotros no poseemos la verdad, es la Verdad quien nos posee a nosotros. Cristo, que es la Verdad, nos toma de la mano". Benedicto XVI
"Dejá que Jesús escriba tu historia. Dejate sorprender por Jesús." Francisco

"¡No tengan miedo!" Juan Pablo II
Ven Espiritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás el Universo. Dios, que iluminaste los corazones de tus fieles con las luces del Espíritu Santo, danos el valor de confesarte ante el mundo para que se cumpla tu plan divino. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

lunes, 20 de agosto de 2012

Punto de Vista - Orar por los fieles difuntos


Nota:

La Sagrada Escritura no nos revela la identidad de ningún condenado en particular (salvo el 'demonio y sus ángeles', como dice Jesús en Mt 25,41 "Entonces dirá también á los que estarán á la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles"), y como estas cosas sólo podemos saberlas por revelación, de ellas nada podemos hacer.

De Judas Iscariote, se puede 'conjeturar' su condenación por la afirmación de Jesús: '¡Ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!' (Mc 14,21) y por el final de su vida que parece signado por la desesperación: 'después se retiró y fue y se ahorcó' (Mt 27,5). 

También por la forma en que comenta San Pedro su pecado diciendo: 'Porque él era uno de los nuestros y obtuvo un puesto en este ministerio. Este, pues, compró un campo con el precio de su iniquidad, y cayendo de cabeza, se reventó por medio y se derramaron todas sus entrañas. Y esto fue conocido por todos los habitantes de Jerusalén de forma que el campo se llamó en su lengua Haqueldamá, es decir: Campo de Sangre. Pues en el libro de los Salmos (Sal.  69,26. 109, 8) está escrito: Quede su majada desierta, y no haya quien habite en ella. Y también: Que otro reciba su cargo' (Hch 1,17-20).

De todos modos, nadie puede afirmar qué pasó con Judas en el momento de su muerte. Aún entre la soga y el cuello queda lugar para la esperanza.

1 comentario:

maria dijo...

Quisiera pedir por las almas de
Francesco A.Montesano-Giulia S Montesano-Antonio Montesano-Domenico Montesano-Fabiano Montesano- Lidia S Montesano- Cristina Scardillo-Maria Montesano- Candice R Cetraro ,gracias!

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Publicidad

Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

Agencia Informativa Catolica Argentina (AICA)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Palabras de Juan Pablo II en la segunda visita pastoral a la Argentina año 1987

Las cosas por su nombre

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif