"Nosotros no poseemos la verdad, es la Verdad quien nos posee a nosotros. Cristo, que es la Verdad, nos toma de la mano". Benedicto XVI
"Dejá que Jesús escriba tu historia. Dejate sorprender por Jesús." Francisco

"¡No tengan miedo!" Juan Pablo II
Ven Espiritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás el Universo. Dios, que iluminaste los corazones de tus fieles con las luces del Espíritu Santo, danos el valor de confesarte ante el mundo para que se cumpla tu plan divino. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

domingo, 5 de junio de 2011

Homilia Misa en Memoria de las víctimas de la inseguridad - 5 de junio de 2011 - Cardenal Jorge Mario Bergoglio


Homilía del cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, en la misa en memoria de las víctimas de la inseguridad (Santuario San Cayetano, 5 de junio de 2011)

Que se acuerden que ellos tuvieron o tienen papá y mamá, que vayan a su corazón y sientan algo de amor en medio de esa agresión que los mueve a matar, a esclavizar, a someter a los demás. Que busquen dentro de esa semilla de amor que pueden tener todavía en su corazón. Que la vida matando termina que te maten a vos, que la vida esclavizando a otros termina con tu vida esclavizada, con tu conciencia que te pesa como plomo, que nunca vas a tener paz en el alma.

Venimos a pedirle a Jesús que se acerque a esos hombres y mujeres que matan, que explotan, que esclavizan y les toque el corazón, y le venimos a pedir a ellos y ojalá algunos nos escuchen. Por favor, pará la mano, acabala, por ese camino no vamos a ninguna parte, acordate que mataste a una mamá, a un papá, acordate que vos atropellaste, que esclavizaste a una chica que puede ser tu hermana, tu madre.

Hoy venimos a pedir que la justicia que debe existir llegue hasta el corazón de aquellos que delinquen y les cambie el corazón. Lo pedimos con la mansedumbre y el amor de Jesús. Todos tenemos mucha bronca cuando suceden estas cosas, y a todos nos cuesta perdonar estas cosas, es muy duro, son vidas, vidas sesgadas, o vidas aplastadas por el sometimiento, por la esclavitud.

‘Padre, ¡qué barbaridad! cómo está el tráfico de drogas’, ‘padre, cómo está el tráfico de armas!’, pará! Y te digo otra: ¡Cómo está el tráfico de personas! donde matás en vida; y sí, a él le pedimos que toque los corazones de estos hombres y mujeres que han caído en el delito, el delito que provoca este clima de inseguridad, de asesinato, de robo, de sometimiento de la persona, de esclavitud de las personas.

Les pedimos por favor: acordate que vos también fuiste un chico o chica en brazos,y que tu mamá y tu papá tenían muchas ilusiones en vos. Dejá que entre el amor en tu corazón, arrepentite de lo que hiciste y pedí perdón a la sociedad. Cambiá tu vida y ayudá a que otros amigos tuyos la cambien, y llorá.

Para vos que mataste, para vos que creás inseguridad, para vos que sometes a tus hermanos, para vos que explotás a las chicas, pedimos la gracia de que puedas llorar, para que tu corazón de piedra pueda darte lágrimas que laven tu conciencia.

Y a ustedes, queridos amigos, que lloran porque les han robado un pedazo de vida, a ustedes que lloran porque no pueden salir al colegio o trabajar sin estar mirando continuamente hacia atrás, les decimos que nos acompañemos mutuamente todos. Pidamos justicia, pidamos seguridad, recemos unos por los otros pero unidos, unidos como hermanos, frente a este drama que ha sesgado tantas vidas, y los recordamos de nuevo: Abel Rossi, Diego Javier Lima, Rubén Carballo, Carlos Valdez, Rubén Álvarez, Rubén Aramayo, Cecilia Agüero, Hernán Apud, María Pía Guglielmi.

Peticionen en el altar para que se esclarezcan los crímenes de las víctimas y que los familiares se sientan acompañados en esta lucha por la sociedad. Para que tomemos conciencia por los cambios necesarios que la sociedad necesita y se termine con la trata de personas, para que todos los vecinos se unan, se solidaricen y se organicen de forma desinteresada por el bien de nuestros barrios, para que podamos escucharnos sin crispaciones y no tengamos miedo, para que tengamos fe que algo se puede cambiar, y vencer la impunidad y la corrupción.

Aquí vemos las ofrendas que ustedes trajeron: la bandera argentina como símbolo de pertenencia, unidad y representación ciudadana. La Constitución como ley suprema de la nación que reconoce los derechos y garantías que nos pertenecen. El código penal como herramienta fundamental para la lucha contra la corrupción y el crimen organizado. Las fotos de las víctimas de la inseguridad para que no queden impunes los autores responsables y por la lucha de los familiares para que estas pérdidas no se repitan”.

Card. Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires

No hay comentarios:

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Publicidad

Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

Agencia Informativa Catolica Argentina (AICA)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Palabras de Juan Pablo II en la segunda visita pastoral a la Argentina año 1987

Las cosas por su nombre

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif